Rabonas, la película sobre las mujeres que entregaron su sangre y cuerpos en defensa del Perú

 

Por:  Galia Gálvez  @seniazul

¿Hay algo peor que ser chola en el Perú? Sí, ser chola, analfabeta y pobre. Hamilton Segura Farfán, cineasta y comunicador cajamarquino ha traído en su película “Rabonas: las mujeres de la guerra” la vida en el campo de batalla de cientos de mujeres quechuahablantes que se la rifaron por esta parte de suelo peruano durante la guerra con Chile.

En Lima la población migró ante la asaltada chilena pues era usual ver flamear la bandera de Chile en Palacio de Gobierno y las calles tomadas. Simultáneamente en los andes, el campesino indígena era reclutado para la guerra, instruido con valores de civismo y patriotismo; entonces marchaba a defender la patria y de la mano de él, iba su mujer, madre o hermana, convertida en rabona.

Los libros de historia no hablan casi de ellas ni de su papel como lideresas en la construcción de la patria, su rostros y trajines se han perdido en la memoria colectiva . Hamilton nos explica: “Los propios peruanos casi ni las miraban, eran una especie de prostitutas de los cuarteles”.

Sin embargo investigadores como el británico Clements Markham refieren en su obra “La guerra entre el Perú y Chile”(Londres ,1881):

“Estas fieles y sufridas criaturas siguen a los ejércitos en sus largas y fatigosas marchas, llevando las mochilas y utensilios de cocina, carga que a veces agrava el peso de un niño de pecho. Ni bien se hace alto, la rabona se afana en preparar el alimento de su marido, que por lo común, tiene ya dispuesto al romperse las filas. En el combate se le ve atendiendo a los heridos, satisfaciendo sus necesidades y mitigando el sufrimiento de la sed intensa. El agua es escasísimo y precioso elemento en los arenales del Perú, mas la rabona casi siempre se ingenia para tener con que humedecer los labios del herido. Otras veces, puede vérsela buscando el yacente cadáver de su amado e imprimiendo en sus labios el último beso, indiferente a las balas que silban en su derredor”.

El Repase, óleo del pintor español Ramón Muñiz realizado en 1888

Segura Farfán, quien está próximo a estrenar esta cinta de cine independiente comenta que: “Lo que me importa hacer saber es que quienes defendieron Lima eran provincianos, lo que yo cuento no es un guión o algo que se me ha ocurrido, sino muestro lo que exactamente han escrito los que vivieron la guerra, como Manuel Gonzales Prada”.

Las rabonas son las mujeres combatientes que forman parte de la historia peruana y de las que no se hablan en los colegios y universidades por su origen andino y pobre, muchas veces ultimadas y ultrajadas en campo de batalla. Sin embargo las encontramos retratadas en oleos del español Ramón Muñiz, en las acuarelas de Pancho Fierro o los archivos fotográficos Eugenio Courret.

Rabona y soldado, acuarela de Pancho Fierro de mediados del siglo XIX.

Dato:

> Mira el trailer de la película “Rabonas: las mujeres de la guerra”

Imagen de previsualización de YouTube

Acerca de galvezgs

Directora en Gaia Comunicaciones para el Desarrollo (GCPD). Fotógrafa y periodista multimedia especializada en medio ambiente, desarrollo, cultura y arte. International Visitor Leadership Program en Unites States, programa mundial de líderes internacionales. Un color para definirla: púrpura. Tiene un proyecto de #PrendasPatrimonio.Sueña con nacer en los bosques de Perú o Seattle convertida en colibrí. Contacto: goo.gl/tCbEuE
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *