LaRepublica.pe no se responsabiliza por los contenidos publicados

porque lo que pasó, pasó

El día después del periodismo

Posted on noviembre 19, 2014 by msifuentes

(Continuación de la semana pasada)

cascadebuzzfeed

Quizás es hora de ir haciéndonos a la idea que no toda generación de contenidos informativos es periodismo.

Entendámonos. Antes, el periodismo era un negocio basado en la escasez de una materia prima más o menos vaga: la información. La industria periodística poseía los medios para recolectar, producir, procesar y distribuir ese preciado bien. Existía una élite que competía entre sí para posicionarse como la que mejor administraba esa información. La audiencia no obtenía “toda” la información, solo la que esa élite había previamente filtrado. Al menos, esa era la teoría.

Hace ya varios años la cosa cambió radicalmente. Los medios de producción de la información, literalmente, se socializaron. Las redes sociales se volvieron los canales en los que cualquier persona podía distribuir la información que esa misma persona era capaz de producir con dispositivos cada vez más potentes y populares: los celulares.

Entonces la base misma del negocio periodístico perdió su razón de ser. La información no solo dejó de ser escasa, sino que se volvió obscenamente abundante. Nuestra audiencia se volvió nuestra competencia. Todo tipo de información, desde videos de gatitos hasta selfies calatos robados, era accesible para cualquiera que quiera acceder a ella. El filtro de la élite se desbordó. Cada persona, ahora, es su propio filtro.

Durante un tiempo, los medios no supieron cómo reaccionar. En el 2008, en los Estados Unidos, un inversionista temía involucrarse con cualquier proyecto que se denomine “periodístico”. De hecho, todavía temen. Pero sí se involucran en proyectos de “generación de contenidos”. De hecho, las más grandes inversiones en la red están en webs de contenido como Buzzfeed, UpWorthy o Mic.

¿Qué sucedió? La web también cambió. Se acabó la hegemonía de Google, el otro gran filtro. Las “webs de contenido” descubrieron la fórmula que se necesitaba en redes sociales. Jonah Peretti, líder de Buzzfeed, ha dicho “en vez de generar contenido que le gusta a los robots (buscadores de Google), creamos contenido que los humanos quieren compartir”.

Upworthy va incluso más allá. Simplemente copia y pega contenido de otros lados, lo empaqueta de una forma atractiva, que apela a la corrección política, al activismo social o al sentimentalismo, y listo.

Mic es, quizás, el más interesante. Originalmente llamado “PolicyMic”, era el intento de llevar contenido “relevante” (¿”periodístico”?) a las nuevas generaciones. Finalmente, tuvo que desviarse de su propósito original y abrirse a otro tipo de contenido, pero mantiene su nicho primigenio.

Buzzfeed es, sin dudarlo, la estrella y el ejemplo para todos los medios alrededor del mundo. Mucho del estilo que ahora se critica en las versiones digitales de los diarios, proviene de ellos. Pero la copia no es perfecta.

Preocupados por acusaciones de banalidad, Buzzfeed ha lanzado Buzzfeed News, donde se destaca su producción “periodística”. Como diciendo, “aquí sí publicamos noticias” (y en el resto del sitio, no).

Además, contrató al jefe de ProPublica (la web de investigación periodística más destacada de los EE.UU.), el ganador del Pulitzer, Mark Schoofs, para liderar investigaciones. De hecho, ya provocó la renuncia de una de las oficiales de más rango en la NSA, Teresa Shea.

Terminamos la próxima semana.

1 to “El día después del periodismo”

  1. Y en nuestro Perú? El Comercio se ha convertido en El Tromercio y su periodismo de Memes ha pasado a ser periodismo-de-culo-de-mandril

    Mejor me pongo a ver The Newsroom http://wp.me/p20yib-MX






↑ Top