El enigma del convento

Tras desempeñarse como periodista en Lima, el escritor Jorge Eduardo Benavides (Arequipa, 1964) viajó a España a inicios de los noventa. Ahí comenzó a desarrollar una obra narrativa que lo ha convertido en el mejor novelista peruano de su generación. A su reconocida trilogía política –Los años inútiles (2002), El año que rompí contigo (2003, Finalista del Premio Rómulo Gallegos) y Un millón de soles (2007)– ha seguido sumando libros que demuestran su calidad y versatilidad literaria, como El enigma del convento (Alfaguara, 2014) una novela histórica ambientada en el Perú y España de inicios del siglo XIX.

Son básicamente dos historia las que Benavides cuenta de manera alternada y paralela: una desarrollada en el convento de Santa Catalina, en Arequipa, y que tiene como protagonista a la joven Ana Moscoso, pero más que nada a las historias que sobre el convento y sus habitantes le cuentan las monjas; la otra es la del peruano José Manuel Goyeneche, quien tras haber enfrentado en Lima diversos intentos independentistas (como ministro plenipotenciario de España) se suma a la corte madrileña del rey Fernando VII y participa en las oscuras intrigas palaciegas por el poder.

En ambas líneas narrativas las tramas se complican, una por la abundancia de personajes y la otra por la naturaleza y alcances de las conspiraciones, que incluyen hasta un villano cuya identidad se va descubriendo poco a poco. Finalmente, los dos relatos convergen en el convento arequipeño, donde están guardados documentos importantes para las pretensiones políticas de Goyeneche. El enigma del convento es una muy buena novela, que logra mantener cautivos a los lectores a lo largo de sus casi 500 páginas.

Se pueden leer las primeras páginas de la novela en Prisa Ediciones.

2 pensamientos en “El enigma del convento

  1. Hay papa, otra vez con la misma cantaleta, Historia del pasado peruano,
    Por favor, que pasa con los intelectuales en el pais> o es que no existen, Que pasa con esa nueva juventud que salen de los centros educativos,? o es educacion lo que han recibido o solo han sido amestrados para el desarrollo del capitalimo salvaje como engranajes en la rueda de produccion/
    Por lo que veo, Mario Vargas Llosa dentro de poco un literato mas del pasado para recordarlo y seguir hablando del pasado. de su estilo, de sus pensamientos heroticos, de sus intervenciones politicas absurdas descabelladas, y de su ego inflado por titulos rinbombantes por la adulacion de sus lectores, promotores y de los noveleros noruegos.
    Los invito a entrar a mi Blog. un video alusivo en cada episodio

    http://www.nuevavisiondelcristianismo.wordpress.com

  2. El pasado siempre es un tema recurrente y nostálgico que siempre llama la atención de los lectores y escritores, pero tampoco se debe desdeñar el pasado

Los comentarios están cerrados.