LaRepublica.pe no se responsabiliza por los contenidos publicados

Grupo La República

Guerriero

Posted on enero 04, 2016 by asuntosinternos

Guerriero Foto

 

De vez en cuando es saludable que los periodistas reciban una andanada de patadas en el trasero para recordar los rigores de la profesión. Es aproximadamente lo que sentí al terminar con la última página de  Zona de obras (2015), la colección de conferencias, ensayos y columnas de Leila Guerriero, una de las mejores periodistas en español que se ha ganado el título a pulso en más de veinte años de carrera. Acabé adolorido, pero deseaba más y más.

Cualquiera que estudie o ejerza el periodismo debería renunciar de inmediato si no ha leído Los suicidas del fin del mundo (2005), o la colección de crónicas de Guerriero titulada  Frutos extraños (2009) o la antología sus perfiles publicada con el nombre de  Plano americano (2013). La diferencia de estos libros con Zona de obras reside en que en éste Guerriero ofrece lecciones sobre periodismo, aprendidas mirándoles los ojos a los asesinos, metiéndose en la vida de muertos sin reposo o haciéndole un retrato a un gigante que se desmorona. Nada se lo contaron. Ello lo vivió.

Así que seleccioné diez de las lecciones de Guerriero que pondrán en aprietos a más de uno de la profesión que cree que el periodismo es el acto mecánico y cotidiano de informar como un autómata. Felizmente, es mucho más que eso. Aquí van:

 

Guerriero libro

 

SOBRE CÓMO ESCOGER LOS TEMAS

“Escriban sobre lo que les interesa, escriban sobre lo que ignoren, escriban sobre lo que jamás escribirían. No se quejen”.

SOBRE LA INUTILIDAD DE ESCRIBIR BONITO

“Una andanada de sinécdoques, metonimias y metáforas no logrará disimular el hecho de que un periodista no sabe de qué habla, no ha investigado lo suficiente o no encontró un buen punto de partido”.

SOBRE LA TENTACIÓN DE INVENTAR

“Si la pregunta es cuál es el límite entre el periodismo y la ficción, la respuesta es simple: no inventar. (…) Si se confunde escribir bien con hacer ficción, estamos perdidos. (…) Y si le decimos a los lectores que, en ocasiones, es lícito agregar un persona aquí y exagerar un tiroteo allá, también estamos perdidos”.

 

Guerriero Suicidas

 

SOBRE LA PACIENCIA Y LA HUMILDAD

“Para ser periodista hay que ser invisible, tener curiosidad, tener impulsos, tener la fe del pescador –y su paciencia-, y el ascetismo de quien se olvida de sí –de su hambre, de su sed, de sus preocupaciones- para ponerse al servicio de la historia de otro. Vivir en promiscuidad con la inocencia y la sospecha, en pie de guerra con la conmiseración y la piedad. Ser preciso sin ser inflexible y mirar como si se estuviera aprendiendo a ver el mundo. Escribir con la concentración de un monje y la humildad de un aprendiz”.

SOBRE LA MIRADA DEL PERIODISTA

“Todo buen periodista debe ser capaz de entender lo que dijo el piano, pero también de entender cuándo es necesario informar sobre los calcetines del pianista. (…) Si bien es verdad que un periodista debe informar sobre lo que el piano dijo, la diferencia entre un texto anodino y un texto superior reside en la capacidad de ese periodista para entender cuándo es momento de abrir el cuadro y enfocar, además del piano, los calcetines del pianista”.

SOBRE LA ENTREVISTA

“Hacer una entrevista es como torear, pero sin final trágico: tentar al toro y, cuando sale, hacerle honor a ese coraje. Cada uno sabrá cómo lograr esa eficacia, que no es fácil, pero yo estoy más segura con esa cajita noble corazón de pilas cuidándome la espalda”.

 

Guerriero Frutos

 

SOBRE EL USO DE LA GRABADORA

“Y si nunca he visto un grabador apurado, aburrido, ególatra, cínico, inseguro, en cambio he visto esto: he visto periodistas que no miran a sus entrevistados a los ojos que mueven los pies con impaciencia, que se distraen con cosas que pasan en la calle, que preguntan como quien llena un formulario, que interrumpen, que no escuchan, que asienten como muñecos articulados y sonríen como marionetas falsas, que citan cosas que el entrevistado jamás dijo, que citan libros que el entrevistado jamás escribió, que le dicen Alberto a quien se llama Alfredo y que creen que ser cruel es lo mismo que ser inteligente”.

SOBRE LA LIBRETA DE APUNTES

“Yo grabo, pero también lleno libretas con frases que reseñan olores, cosas que se ven en los jardines, cantidad de teléfonos y sillas, cuadros que hay, fotos que no, televisores, formas de los muebles”.

 

Guerriero Plano

 

SOBRE LA AMISTAD CON LOS ENTREVISTADOS

“Porque, una vez que pido una entrevista, me la otorgan y aprieto play-rec, aplico la misma ética que aplico en las cosas de la vida y que me deja en una orilla no necesariamente buena –en absoluto angelical-, pero sí opuesta a la de los pusilánimes, los cobardes, los ingenuos, los corruptos, los crédulos y los delatores. Porque nunca pretendo ser amiga de quienes entrevisto. Porque no escribo para disgustarlos, pero sè que no tengo por qué escribir para que les guste. Y porque no creo que el periodismo sea un oficio de sobones pero, sobre todo, porque sè que el periodismo no es un oficio de canallas”.

 

SOBRE EL ARTE DE LA CRÓNICA

“Yo no tengo corazón para decirle a alguien que, para escribir una crónica, debe encerrarse en un departamento de treinta y seis metros cuadrados en jornadas de dieciséis horas y concentración de monje budista. Pero, en el fondo, todo lo que tengo para decir es eso: que debe encerrarse en un departamento de treinta y seis metros cuadrados en jornadas de dieciséis horas y concentración de monje budista”.

¿Cómo te quedó el trasero, oh, hipócrita colega?

Deje un comentario

 



↑ Top