LaRepublica.pe no se responsabiliza por los contenidos publicados

Grupo La República

Archive for Octubre, 2010


Prensa vendida 8

Enviado el Octubre 01, 2010 por asuntosinternos

La prensa vendida se rinde al dinero, se arrodilla al poder, miente profesionalmente. Renuncia al interés público, glorifica la patraña, traiciona a la verdad.

Ladra, muerde y oculta el hocico. Y suele asaltar en manada.

Ataca al norte y al sur, al este y al oeste, a la izquierda y a la derecha; según el gusto del cliente.

La prensa vendida cuenta con una fauna de periodistas. Los plumíferos de las dictaduras, los mastines del crimen organizado y los sumisos que acatan órdenes de arriba. Pero también hay sicarios del periodismo. Son los que reciben información fabricada de sus clientes, la reelaboran con lenguaje periodístico y la publican como noticias de importancia.

Lo peor de la prensa vendida son los periodistas.  Los dueños nunca conseguirían sus propósitos si no contaran con periodistas genuflexos. Si hay prensa vendida es por culpa de los periodistas. Son los que no rechazan la falsedad, los que aceptan la injuria, los que ponen su rúbrica al libelo para aparentar libertad de prensa.

Todos creíamos que durante el fujimontesinismo se perpetró la mayor degradación del periodismo y que no volvería a repetirse el siniestro periodo en el que buena parte de la prensa aplaudió el abuso gubernamental, elogió la demolición de la dignad de las personas, atizó el miedo para justificar un régimen que violentaba los derechos de la ciudadanía. Nos equivocamos.

En la campaña electoral por la alcaldía de la capital se ha registrado peores episodios.

Sólo bastó que una candidata, que no es favorita de la prensa vendida, se despuntara en las encuestas, para que se desatara la furia de una maquinaria de embuste, engaño y difamación contra la otra aspirante. Es que a la prensa vendida le importa un bledo las normas elementales del ejercicio periodístico como el equilibrio, la buena fe, la transparencia y la lealtad a la verdad.

Como resultado, la prensa vendida se dedica minuciosamente a destrozar, minuto a minuto, centímetro a centímetro, desde los titulares hasta las caricaturas, a la postulante que no es de su predilección. Algo parecido ocurrió en la competencia entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori y entre Lourdes Flores y Ollanta Humala. Los favoritos de la prensa vendida, perdieron.

En cualquier sociedad demnocrática la prensa apoya una candidatura, pero desde las páginas editoriales y las columnas de opinión. Diferencia claramente entre la información y el punto de vista. No embauca a los electores en beneficio de un favorito.

La prensa vendida se alimenta de los malos periodistas. Mientras existan malos periodistas, habrá prensa vendida. La única manera de combatir a la prensa vendida es haciendo buen periodismo. Es difícil hacer buen periodismo, pero se aprende. Algún día la prensa vendida será un periódico de ayer.



↑ Top