LaRepublica.pe no se responsabiliza por los contenidos publicados

Porque no siempre lo que se ve es como parece

Entre la fe y la desconfianza

Posted on Junio 06, 2011 by Juan Alvarez Morales

Las pobladoras de Iquitos entrevistadas ayer por la tarde, tras conocerse las proyecciones del resultado final de la segunda vuelta, expresaron mejor que nadie la sensación que la segunda vuelta de la elección presidencial 2011 deja en los peruanos. “Votamos por él, pero estaremos atentos. Ollanta tiene que cumplir sus promesas, sino…”, sentenciaron las damas loretanas…

Y vaya que el candidato de Gana Perú debe tener en cuenta eso. Sus seguidores podrán celebrar todo lo que quieran, pero lo ajustado de las cifras (ver recuadro) indica que no hay carta libre para que haga lo que desee ni habrá luna de miel prolongada. Por el contrario, la presión para que cumpla lo prometido entre la primera y segunda vuelta será fuerte, y la vigilancia estricta, tanto en las calles como en el Parlamento, en el que, como se sabe, Gana Perú no tiene mayoría.

Porque si bien es cierto que Humala ha ganado esta competencia por quien disminuía sus niveles de desconfianza, las características de ese apoyo lo colocan en un escenario tan valioso como volátil.

En esa línea, la mayoría de analistas coincide en que sus primeras decisiones serán claves para revertir el clima político aún adverso; entre ellas, para el ciudadano es importante el tema económico, por eso la urgencia –le dicen– de presentar a su equipo económico y, por qué no, a quien será el jefe de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Fujimorismo con Fujimori

¿Cuánto tuvo que ver en la derrota del fujimorismo su escasez de argumentos? Hay consenso en que mucho, sobre todo cuando la presión de un sector de la opinión pública que se resistió a ser manipulado debilitó la estrategia de quienes presentaban a Keiko Fujimori como alguien distante del delincuencial gobierno de su padre.

En Fuerza 2011 no pudieron desmentir las denuncias acerca de cómo se usaba la Diroes para coordinar la campaña electoral –¡y hasta para entregar material!–.Tampoco la revelación de cómo Keiko se promocionaba con la imagen de su padre en afiches y volantes; mucho menos los cuestionamientos a la influencia real que tenían los ex ministros y asesores de Fujimori.

Por esa razón los voceros de Keiko fueron cayendo uno a uno. Lo que intentaban defender era, evidentemente, indefendible.

Dilemas cruciales

Otro punto: ¿ha sido realmente una elección entre la dignidad y la corrupción? Digamos que esa grave encrucijada fuerte fue resultado –y reflejo– de la polarización, y tenía algo de sustento, pero no resultan definitivas. Más allá del valioso aporte de los jóvenes que marcharon en defensa del sistema democrático el jueves 26 de mayo, el deterioro ético y de representación en la mayoría de la ciudadanía es fuerte, algo que debe entenderse e intentar revertirse con urgencia.

Por eso lo que Humala diga y haga ahora para favorecer la reconciliación y ganar mayor consenso  será crucial para el país.
Algo más que debemos entender ya es que Lima no es el Perú y que, a diferencia de lo que pregona el actual gobierno, el Perú no avanza. Al menos no en lo que las mayorías necesitan. Así, la votación en provincias refleja, más que insatisfacción electoral, un reclamo de más presencia del Estado y de mejor distribución de la riqueza. Una demanda que ya se había hecho evidente en el 2006 y que se recordó justo ayer, 5 de junio, tras dos años exactos de producirse el ‘Baguazo’, lamentable desenlace del conflicto aún no resuelto entre el gobierno y los nativos.

A modernizar lo electoral

Por último, el sistema electoral debe ser adaptado a la realidad. Primero, en cuanto la rapidez con la que la ONPE debe dar un reporte definitivo siendo una elección tan simple, y ojalá que el voto electrónico se instale ya, y funciones, en los próximos procesos.

Luego, en cuanto a la prohibición de la difusión de encuestas, pues más de un usuario de Facebook y Twitter divulgó el sábado las proyecciones del resultado final y eso explicó el ánimo que ambos candidatos mostraron en el ‘desayuno electoral’.

A esas horas, ellos ya sabían que la suerte estaba echada. Ya tenían conocimiento de que la población peruana había decidido resolver este dilema eligiendo a Humala, apoyándose en la fe pero sin dejar de tener desconfianza.

  • Los Blogueros asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus artículos pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • LaRepublica.pe se reserva el derecho a eliminar los artículos que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al bloguero.

1 to “Entre la fe y la desconfianza”

  1. kathy says:

    HUMALA Y TODOS COMO EL SABEN MUY BIEN, PERO MUY REQUETEBIEN LOS MECANISMOS DE CHANTAJE Y COMO ENGANAR Y EMBAUCAR A LOS PUEBLOS Y TAMBIEN REIRSE DE ELLOS, AUNQUE SIEMPRE LOS OIRAN HABLANDO DEL PUEBLO Y EL PUEBLO…SOBRE QUE NO TIENE MAYORIA EN EL CONGRESO, CUANDO COMIENZEN LAS OPOSICIONES A SUS LEYES EL BUSCARA LA MANERA DE LIQUIDARLOS A TODOS E INSTAURAR UNA ASAMBLEA POPULAR….SOBRE LA ALTERNANCIA DEL PODER, ELLOS CAMBIAN LA CONSTITUCION Y HACEN UNA CONSULTA POPULAR, PARA DESPUES DECIR–FUE EL PUEBLO EL QUE ELIGIO– O SEA USAN LA DEMOCRACIA PARA SU CONVENIENCIA, PERO LA PISOTEAN DIA A DIA.



Deje un comentario

 




↑ Top